3 de agosto de 2015

Escribiendo...




Pena no haberte conocido cuando la piel no sabía de surcos elaborados por el sol y el frío, y la tristeza...
Cuando las mejillas no estaban coloreadas por la bebida que aleja del sufrimiento y acerca a él irremediablemente.

Pena no haberte conocido cuando las leyendas iban a lomos de caballos azules.
Cuando el lloro no era por ausencias, sino por presencias cercanas e incomprendidas.

¡Maldito paso del tiempo que apaga todo lo que en algún momento ha brillado con especial belleza!

6 comentarios:

Chaly Vera dijo...

Se que el tiempo pasa y no pasa en vano, nos deja enseñanzas y estas nos dicen que nunca es tarde para empezar de nuevo.

Abrazos

Sergio DS dijo...

La mella del tiempo es inexorable.
¡Maldito!

Myriam dijo...

De todas formas, Campu, nunca es tarde,
pesar de todo, mientras haya vida.

Besos y feliz verano

Ripley dijo...

Todo eso está muy bien pero solo se me ocurre un momento en la vida del hombre en el que nada de eso sucede, y es demasiado temprano como para que se hayan podido experimentar aquellas cosas que únicamente el tiempo nos da. Paradojas a un lado, me gusta mucho el texto, un texto que naturalmente solo puede escribir quien ya ha pasado esa etapa de la vida a la que no se puede volver mas que con recuerdos o reproches por no haber actuado de manera distinta.

Campurriana Campu dijo...

Chaly Vera, nunca es tarde para aprendizajes.
Bienvenido al saloncito.

Sergio, myriam...creo, en cambio, que para algunas cosas es tarde....¿o es la sociedad la que toca los cojoncillos en este sentido?

Ripley, no sé por qué, pero siempre he tenido una cierta obsesión con el paso del tiempo...

Un abrazo veraniego a todos.



Douce y el Náufrago dijo...

El 'Tiempo'...No tiene medida... A veces pasa rápido, no lo contamos, otras se nos hace muy 'laaargo'.

Que te duren mucho y la sientas intensa...

Que así sea, Campu