7 de mayo de 2017

Día de la madre y más



Hoy ha sido el Día de la Madre en Tuiter. También, en El Corte Inglés. Es lo de menos. Lo de más, es tan grande, que no cabe en ningún espacio ni en ningún tiempo.

Vengo a contaros, sin embargo, las últimas novedades de esta red que me tiene enredada últimamente. No sé cómo desengancharme pero debo hacerlo ya que, incluso, he dejado de hacerle el amor como merecen a los que tengo cerca, por la dichosa pantallita de marras.

Pues siguen dando la vara las feministas que no ayudan a las mujeres sino, más bien, todo lo contrario. Dicen que a Rosa Montero no se le ha dado el sillón de la RAE por ser mujer. Y yo añado que no sólo por ser mujer. Considero, conociendo el perfil de Rosa, que no merece ese sillón. No digo que los hombres que estén sentados por ahí sí lo merezcan. Pero una cosa no quita la otra y, en este país, tendemos a confundirlo todo. No se puede bajar el listón. Así no arreglamos nada. Así, por el contrario, empeoramos nuestra situación como mujeres.

Ha ganado Macron, o eso dicen por Tuiter. Me alegro, la verdad. Y también pienso que debiéramos pensar en lo positivo de esa Unión Europea que ha concedido cierta flexibilidad a un país como España. Flexible, eso sí, cuando le interesa pero sin favorecer a los débiles. E inflexible sin pensar en el sentido común. Incluso, obligado por la grande a cumplir sus propias leyes. Yo me entiendo. Lo he sufrido en propias carnes. Así que Campurriana, últimamente, se siente europeísta aunque no tenga nada que ver con los cuadriculados alemanes y su falta de creatividad.

¿Y qué más contaros? Pues que cada vez me siento más alejada de las luchas bajo banderas nacionalistas o republicanas. Es una pena porque, en ocasiones, son luchas con cierto sentido; un sentido que se evapora por la mezcla de cosas. Y es que tenemos la manía de mezclarlo todo y sacar conclusiones absurdas. No podemos evitarlo. No tenemos la menor idea ni intención.

La ciudad sigue preciosa. Hoy brilla especialmente por el amor de las madres que siempre están, estén o no estén. Ya me entienden ustedes, brillantes navegantes del saloncito. No me olvido de vosotros aunque lo parezca a veces. No puedo olvidarme.

2 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

Un hermoso día, aue como siempre ocurre, se han encargado de comercializarlo.

Vaya nuestro reconocimiento a la figura de las madres, que siempre se
desviven por sacar sus hijos adelante.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Son alucinantes todas las mamás. Nadie te querrá como una madre.